Juan Antonio Robles y el desarrollo local

Juan Antonio Robles y el desarrollo local

Alburquerque siempre ha sido un pueblo muy volcado con el desarrollo local. Desde el ente público que es el ayuntamiento se informa, asesora y ayuda al emprendedor y a cualquiera que lo solicite. Muchos de ustedes habrán tenido la ocasión de tramitar algún que otro papeleo con el protagonista de nuestra entrevista. Amante de la naturaleza, de la tierra, de lo que nos distingue de otros y nos hace especiales. Juan Antonio Robles es un hombre volcado con el progreso en todas sus facetas, es un hombre que, simple y llanamente, trabaja para que las cosas funcionen.

–¿Quién es Juan Antonio Robles? 

–Mis recuerdos comienzan en la calle San Pedro, el barrio del “Llano Monjas”, por aquellos años (mediados de los 80) una de las zonas “calientes” para la chiquillería de la época, a caballo entre el centro (La Alameda) y la escuela de “Los Grupos”. Los amigos del barrio y una familia repartida por media España, ocupaban mi infancia. La libertad que nos proporcionaban aquellos años de aventuras y los viajes para visitar a mis abuelos, tíos y primos, son los recuerdos más arraigados que he conseguido mantener. Después vendría una mágica adolescencia en torno a los amigos y el fútbol, los años universitarios… Por lo demás soy un alburquerqueño más, enamorado de mi pueblo, de su gente y de ese halo mágico que nos envuelve desde siempre y que nos hace divulgar nuestras virtudes en cuanto tenemos oportunidad.

–Trayectoria hasta llegar a tu posición actual.

–Mi intención siempre fue derivar mi formación académica en un doble sentido. Me encantaba el deporte y el conocimiento de las actividades turísticas en el ámbito local. Por ello, tras comenzar como voluntario de las E.D.M del Ayuntamiento de Alburquerque (1994) volqué todo mi entusiasmo en el mundo del deporte y cursé estudios de Actividades Físicas y Deportivas. Tras ello, comencé mis estudios de Geografía y Ordenación del Territorio, con el objetivo de formarme en el análisis regional de nuestra querida Extremadura. Eran años en los que irrumpían con ilusión y fuerza conceptos como el desarrollo local y el turismo rural. En la Universidad coincidí con profesionales claves en mi formación académica, como Eduardo Alvarado, Felipe Leco, Antonio Pérez, Julián Mora, Gonzalo Barrientos, Juan García y Antonio Fdez. Campesino. Nunca pude imaginar que aprendería de los mejores. Compartir conocimientos con ellos fue vital para mi futura andadura profesional. Me especialicé en Turismo y Desarrollo Local, desarrollando mi Proyecto Fin de Carrera en dos vertientes: por un lado la aplicación de las políticas turísticas en el ámbito de los espacios de frontera y por otro en la incidencia de la ganadería en la economía local. Años antes, mi hermano mayor, convertido siempre en un espejo para mí, ya ejercía cargo público en materia turística. A su lado, cada día era un aprendizaje, un descubrimiento.

[blockquote style=”4″]Soy un alburquerqueño más, enamorado de mi pueblo, de su gente y de ese halo mágico que nos envuelve desde siempre.[/blockquote]

Desarrollé mi primera dedicación en el CEDER Sierra de San Pedro, recopilando los aspectos legales de los caminos públicos de los 12 municipios que forman éste. Posteriormente, cubrí una vacante como técnico de Orientación Empresarial en el Ayuntamiento de Alburquerque. En 2009, el SEXPE convocó una macro-oposición de Agente de Empleo y Desarrollo Local para toda la región. Me presenté a la zona de Badajoz, Olivenza y Los Baldíos junto a 800 aspirantes y terminé el proceso selectivo en cuarta posición, eligiendo destino en mi pueblo y prestando servicio en el Ayuntamiento de Alburquerque donde sigo teniendo un gran respaldo y hasta hoy.

–¿Cuál es la función de la Agencia de Desarrollo Local?

–La Agencia de Desarrollo Local es un servicio público del Ayuntamiento de Alburquerque destinado al asesoramiento al sector empresarial, los desempleados, los emprendedores y las relaciones con otros entes públicos.

–Mayores gratificaciones de tu trabajo.

–El contacto con los alburquerqueños es una constante en mí día a día. En los años que llevo desarrollando mi actividad laboral, me queda la satisfacción de haber colaborado con el 95% de las nuevas empresas que han iniciado su actividad empresarial en Alburquerque. Por mi despacho han pasado la mayoría de los actuales empresarios, ya sea en su fase de inicio, consolidación, expansión, modernización, etc. En la Agencia de Desarrollo Local, no ofrecemos ningún remedio mágico para el éxito empresarial, pero sí mucho asesoramiento, mucha apertura de posibilidades, de búsqueda de financiación, de tramitación de ayudas públicas y privadas, de transferencia de conocimiento, etc.

Juan Antonio Robles

A lo largo de estos años con crisis económica y financiera de por medio hemos acompañado a todo el empresariado local y de otros puntos de la comarca en diferentes actuaciones, cada uno adecuado a su volumen de negocio y sus necesidades. Hemos tramitado ayudas públicas destinadas a incentivar la contratación de trabajadores, el establecimiento de nuevos autónomos, la modernización del pequeño comercio minorista, la puesta en marcha de pequeñas y medianas empresas, el desarrollo de planes de consolidación empresarial, entre otras muchas iniciativas. Del mismo modo hemos gestionado toda la financiación pública interna que lleva el Ayuntamiento de Alburquerque, siendo los responsables de su tramitación y justificación.

–El contacto diario con los alburquerqueños te ha otorgado una visión cercana de nuestra forma de ser y actuar. ¿Cómo somos? 

–Centrándonos en el empresariado alburquerqueño y por mi experiencia de estos años, estamos en condiciones de decir que éstos son dinámicos, conocedores de su sector y con grandes dosis de innovación.

–¿Qué nos distingue de otras poblaciones?

–Sin que suene a reproche, considero que nos diferenciamos con otras poblaciones, de las que conozco su realidad, en el poco asociacionismo que tiene el empresariado. No en vano, éste solo lo encontramos en ciertos sectores de la ganadería y a la vista está su positivo resultado.

–¿Qué aporta Alburquerque a los alburquerqueños? 

–Alburquerque es un gran pueblo, como suelen decir por ahí. Pero también lo es aquí, de puertas para adentro. Pienso que la pregunta debería ser al contrario. Así, parafraseando a J.F. Kennedy, tendríamos que preguntarnos, ¿qué aportamos los alburquerqueños a Alburquerque?

–¿Cómo ha evolucionado el pueblo a nivel económico y de desarrollo en los últimos años?

–Hablar de evolución, en el momento actual, es complicado y quizás no se entenderían bien mis palabras, ya que ahora no tenemos aquellas grandes empresas que tuvimos a final de la década pasada y que facturaban grandes cantidades de dinero. Ahora bien, nuestro pueblo, está haciendo las cosas despacio y bien. Hay ciertos sectores que están apostando por la calidad, por diferenciarse, por aprovechar las oportunidades que le da el mercado y son varios los casos de éxito que estamos viendo en los últimos años y que están proporcionando un buen nivel de empleabilidad. Y por otro lado está la apuesta decidida del Ayuntamiento de Alburquerque por el empleo en el ámbito asistencial. Un sector clave en nuestro desarrollo presente y futuro que da respuesta, principalmente al segmento femenino del pueblo.

[blockquote style=”4″]Nuestro pueblo está haciendo las cosas despacio y bien. [/blockquote]

En un municipio como Alburquerque, donde la edad media de sus habitantes se eleva cada año, hay que disponer de un sistema asistencial potente y aquí ya se han tomado decisiones muy acertadas para primero dar servicio a los usuarios; segundo, subir los niveles de empleo y tercero colaborar en el incremento del flujo económico local.

–¿Hacia dónde debe ir Alburquerque en el terreno empresarial?

–Para mí hay dos sectores claves en nuestro desarrollo. Por un lado, toda la riqueza que producen nuestras 72.000 ha de término municipal hay que aprovecharla. Seguir desarrollando nuestra productiva ganadería, apostar por la calidad de los productos de ésta, poner en valor industrial los recursos naturales (el agua, el sol, los árboles…), así como la actividad cinegética.

En segundo lugar, como ya he comentado, continuar a la vanguardia de la prestación de servicios asistenciales, tanto públicos como privados, dando cobertura a la población mayor y trabajo y riqueza al resto.

–Siempre has sido una persona muy involucrada en la vida social del pueblo.

En efecto. Mi abuelo Victorio, siempre solía decirme “vaya ganancia que tendrás cada día”. He formado parte del grupo de voluntariado del Festival Medieval, de la Comisión organizadora (varios años), así como en varias ediciones del ContemPOPránea. Desde el año 1994, formo parte como voluntario del P.M.D. donde he participado en la organización de los grandes eventos deportivos, por los que Alburquerque se ha convertido en un referente regional. Gracias a la participación en diferentes ámbitos, he conocido a gente maravillosa, emprendedora, incansablemente trabajadora, de la cual puedo sentirme orgulloso de considerarlos como verdaderos amigos. Pero esto nunca sería posible sin la aceptación de mi familia, que siempre ha entendido y respetado mi dedicación altruista.

[blockquote style=”4″]Mi abuelo Victorio, siempre solía decirme “vaya ganancia que tendrás cada día”.[/blockquote]

–Tu paso por el C.P. Alburquerque.

–Como jugador, formé parte de todas las categorías del C.P. Alburquerque, culminando con tres temporadas consecutivas en 3ª División. Tras dejar el fútbol en activo, siempre he estado muy unido a nuestro club. De hecho, desde 2009 hasta 2014, a sabiendas de que éste atravesaba un mal momento, decidí embarcarme en la tarea de presidir la entidad, siendo el presidente más joven de toda su historia. En cuatro años al mando, el primer equipo pasó de estar desquiciado y abandonado en 1ª Regional a quedarse a dos partidos del ascenso a 3ª División, algo que recuerdo como una de las etapas más apasionantes de mi vida.

–Suponemos que los cuatro años de Presidente, serían muy intensos. ¿Ahora qué ocupa tu tiempo libre?

–Me propuse no dejar un trozo de Alburquerque sin pisar. Desde el año pasado, estoy recorriendo todo nuestro extenso término municipal desde distintos prismas. Comencé con sus principales caminos. En el invierno pasado, aprovechando el poco caudal, recorrí todos los ríos y arroyos y muchos de los regatos que atraviesan Alburquerque. Actualmente recorro el término municipal en 12 etapas por sus límites con otros municipios. Para ello, son muchos los propietarios con los que tengo que ponerme en contacto, pero de momento estoy muy contento. Pretendo concluir en la próxima primavera. Mientras tanto, continúo formándome en turismo de naturaleza y ecoturismo y me gustaría poder ser Guía Oficial de Turismo de Extremadura.

Juan Antonio Robles

–Tu nombre sonó mucho antes de las pasadas elecciones locales…

–Sí, es verdad. Hasta hubo gente que, sin conocerme de nada, se atrevió a hablar de mí, cuando lo cierto es que yo nunca me he pronunciado. Pero es un tema del que prefiero no hablar.

–¿Qué significa Alburquerque para ti?

–Tras mi familia y amigos, Alburquerque es lo más importante. Ahora mismo no concibo mi vida separada de mi pueblo. Me da una rabia inmensa cada vez que un amigo o conocido tiene que marcharse de aquí sin desearlo.

Categorías: Gente