Ecosistema del entorno de Alburquerque

Ecosistema del entorno de Alburquerque

Historia, cultura y naturaleza se funden en esta localidad ubicada en el Puerto de Albácar, en las últimas estribaciones de la Sierra de San Pedro, Espacio Natural Protegido y Zona de Especial Protección de Aves.

Enclave y ecosistema

La población se encuentra en las proximidades de los macizos del Puerto del Centinela, de la Carava, de los Santiagos y del Castaño. La altitud máxima de estas montañas llega a alcanzar los 650 metros, si bien el pueblo se halla asentado a una altura de 540 m. sobre el nivel del mar.

El ecosistema que predomina es el bosque mediterráneo, donde podemos destacar las grandes dehesas de encinas y alcornoques que se intercalan con jarales y retamas. También en la zona sur del núcleo urbano y en las sierras colindantes, hallamos un importante bosque de olivos.

Los ríos son escasos, pero los más importantes del término son:

  • Río Gévora: Único río truchero de la provincia, que nace en Portugal y desemboca en el Guadiana. Conserva perfectamente la vegetación de alisos y sauces, así como tramos de bosque de galería.
  • Río Albarragena: Desemboca en el río Zapatón, para formar el embalse Peña del Águila, que abastece de agua a Alburquerque y Badajoz.

De menor entidad, pero de enorme riqueza son el Guadarranque y las riveras del Fraile y Alcorneo.

ecosistema alburquerque

Fauna

La avifauna más importante que tiene su hábitat en el ecosistema del término municipal de Alburquerque está representada por multitud de especies. Algunas de ellas amenazadas como la cigüeña negra o el buitre negro. El entorno de Alburquerque es uno de los mejores lugares del mundo para avistar el águila imperial. Además pueden encontrarse multitud de aves como alimoches, cernícalos, búhos reales, palomas torcaces, perdices, águila perdicera y calzada o rabilargos entre otras.

El territorio cuenta con varias figuras de protección, que hacen que tenga un especial interés para los aficionados a la ornitología, al ser una Zona Especial de Protección de Aves.

La mayoría de fincas que están próximas o situadas en la misma Sierra de San Pedro se dedican entre sus actividades a la caza, existiendo un gran número de ciervos, jabalíes, etc. y otras especies, algunas en peligro de extinción como jinetas, gatos monteses, zorros, comadrejas o tejones. Otras especies viven cercanas a los ríos y arroyos como patos silvestres, nutrias, garzas, lagartos, tritones, salamandras, etc.

Cuando termina el sofocante calor del verano se pueden observar ciervos en los claros de la dehesa, con el violento choque de sus cornamentas y los sonidos de la berrea dando lugar a un bello espectáculo natural. El paisaje está salpicado de fuentes, charcas y pilares que sacian la sed de los animales que se crían en sus alrededores.

Existen alrededor de 1.000 km de caminos, cordeles y cañadas, por los que discurren numerosas rutas señalizadas para los amantes del senderismo, el mountain-bike, los 4×4 y demás actividades en la naturaleza.

ecosistema alburquerque

Texto Juan Antonio Robles Román | Fotos JRRE

Categorías: Naturaleza, Turismo
Etiquetas: Naturaleza, Turismo