La pasión alburquerqueña

La pasión alburquerqueña

Un año más, la pasión alburquerqueña fue todo un éxito. Celebró su 16ª edición por todo lo alto el pasado Viernes Santo. Sin lugar a dudas, se ha convertido en uno de los eventos clave de la Semana Santa. La pasión muestra la fé de una forma especial y directa al visitante, que en la mayoría de los casos repite año tras año. En esta ocasión, el clima acompañó propiciando la asistencia masiva de espectadores. Según nos contaba Manolo Martín, miembro de la comisión organizadora: todas las opiniones han sido favorables.

Más de cien personas de forma desinteresada se han volcado esta vez para representar la Pasión. Ha habido más extras que en otras ocasiones y a falta de hacer un balance oficial, las perspectivas para el próximo año son optimistas.

Apavial

Hablar de la organización de este evento es hablar de APAVIAL. Se trata de la asociación que año tras año lucha para que este atractivo no se pierda y pueda seguir mejorando. Ha sido mucho el trabajo para conseguir que la pasión sea un referente de nuestro turismo.

[blockquote style=”1″]Los hechos relacionados con la pasión y muerte de Jesucristo se representaron por vez primera en la Semana Santa del año 2000. Al frente estaba el vicario parroquial D. Luís Manuel Romero, e inmediatamente encontraron voluntarios en vecinos de Alburquerque, algunos con experiencia ya en representaciones de teatro de calle en el Festival Medieval y otros noveles en las artes escénicas. Finalmente crearon una comisión organizadora que decide todo lo referente a las representaciones, pero con estrecha colaboración con la parroquia arciprestal de Alburquerque.[/blockquote]

En la pasión se representan los últimos momentos de Jesús de Nazaret, con el objetivo de dar a conocer lo que fue su vida, muerte y resurrección. Las murallas del imponente Castillo de Luna volvieron a convertirse en Jerusalén para no dejar a nadie indiferente.

Categorías: Local
Etiquetas: Pasión viviente