DHU Alburquerque

DHU Alburquerque

Alburquerque siempre se caracterizó por la gran variedad de iniciativas, impulsadas por gentes con múltiples y diferentes pasiones. En el caso que nos ocupa, esa pasión son las bicicletas.

Hace algunos años que nació la asociación La Cru Freeride. Se trata de un colectivo compuesto por jóvenes de la localidad que desde el primer día se puso manos a la obra para organizar una prueba deportiva de nivel en la localidad. Tras cinco años celebrándose, hoy podemos decir que el DHU de Alburquerque ya es un evento totalmente consolidado.

Curvas imposibles, velocidades de infarto

En el DHU Alburquerque, que se celebra todos los años durante el mes de mayo, podemos ver a los riders descendiendo por un circuito que discurre por las localizaciones naturales de la villa alburquerqueña. Quizá esta es la principal seña de identidad que convierte a esta prueba en única a nivel nacional. Los participantes parten desde el interior del Castillo de Luna y se enfrentan a las estrechas callejuelas del barrio medieval para recorrer una distancia aproximada de dos kilómetros repleta de emoción para riders y participantes. Saltos estratégicamente ubicados, curvas imposibles y velocidades de infarto. Cada año, los riders coinciden en afirmar que precisamente el carácter tan exigente del circuito es lo que les atrae a participar en cada edición que se celebra.

La iniciativa combina de forma muy acertada el deporte extremo con el patrimonio y esta fusión funciona a la perfección ya que es algo que llama mucho la atención, sobre todo a nuestros visitantes. No es muy común ver a varios de los mejores exponentes de este deporte recorriendo el patio de armas de la fortaleza, al mismo tiempo que intentan llegar sanos y salvos al punto final del circuito.

Pasión por las bicicletas

La localidad se convierte en epicentro extremeño del mundo de las bicicletas siempre que se celebra una edición nueva de esta prueba. Además de los propios participantes, también podemos ver en la localidad multitud de puestos y tiendas relacionadas con este deporte extremo. El DHU pone a Alburquerque en el mapa de esta disciplina y también hace que aumente la afición a la misma para que cada vez sea algo menos minoritario.

En este año, el evento ha cumplido cinco años y sigue creciendo. Se han introducido nuevos saltos y obstáculos, nuevas categorías y por lo tanto, más disfrute para el público. Han participado alrededor de 60 riders llegados de todos los puntos de la geografía nacional. Entre ellos, el campeón del mundo Rafa Álvarez, que no daba opción a la sorpresa y se proclamó ganador por segundo año consecutivo en Alburquerque.

Con esfuerzo, pero sobre todo, con pasión, este grupo de jóvenes con el apoyo del ayuntamiento y el patronato de deportes está consiguiendo año tras año que el turismo deportivo de Alburquerque sea uno de los más llamativos que pueden encontrarse gracias a pruebas como esta.

[ot-video type=”youtube” url=”https://www.youtube.com/embed/nD5TZvZwzdY”]

Categorías: Deporte
Etiquetas: Deporte