Época de peligro medio de incendios en la región

Época de peligro medio de incendios en la región

La Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía lo hacía público en el Diario Oficial de Extremadura. La época de peligro medio de incendios forestales se hace extensiva en todas las zonas de coordinación del Plan INFOEX y estará en vigor hasta que se decrete el riesgo alto de incendios a comienzos de verano.

Peligro de incendios

En estos momentos, las condiciones climáticas son más propias de la época estival. Las altas temperaturas y la falta de lluvias hace que nuestros campos estén más secos que en otras temporadas. La concentración de pastos en montes y dehesas prohíbe totalmente las quemas o actividades que puedan suponer cualquier riesgo de incendio forestal. Se prohíben quemas de rastrojos en secano, quemas de restos vegetales en terrenos agrícolas, quemas de restos de naturaleza forestal en zonas forestales, quemas de matorral en pie y transformación de restos en picón en el monte.

Por otra parte, para la realización de trabajos a cielo abierto deberán adoptarse mayores medidas de seguridad. Así como para trabajos con soldadura, cortes con radiales, etc. se despejará toda la vegetación en un radio de 10 metros; para trabajos forestales con peligro de incendios se establecen las medidas previstas en el decreto del Plan INFOEX. Y queda prohibido el uso de fuego en las acampadas y en los espacios naturales protegidos, además de las hogueras y barbacoas, incluso en los lugares especialmente habilitados para ello.

Los técnicos entienden que es lo adecuado dadas las actuales condiciones meteorológicas, marcadas por la ausencia prolongada de precipitaciones y la presencia de una masa de aire continental frío y seco acompañada de vientos intensos. Además, las previsiones marcan una situación anticiclónica que seguirá manteniendo las citadas condiciones de sequedad.

Responsabilidad sostenible

Todo lo expuesto anteriormente hace pensar que debemos extremar las precauciones de cara a nuestro entrono natural para evitar cualquier consecuencia no deseable para nadie que podría desembocar en una catástrofe medioambiental como ya ha ocurrido en numerosas ocasiones a lo largo y ancho de nuestras dehesas y montes. Las penas a estas infracciones están reguladas en la Ley 5/2004, de 24 de junio, de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales, y oscilan entre los 100 euros y el millón de euros, dependiendo de la gravedad de la infracción.

Categorías: Comarcal
Etiquetas: Naturaleza