Fruta para Europa

Fruta para Europa

Según datos aportados por la delegada de gobierno Cristina Herrera, las exportaciones en nuestra región han crecido casi un 11 por ciento en el primer trimestre del año si lo comparamos con el mismo periodo del pasado 2014.

La despensa de Europa

El sector alimentario es el que más exporta. Sobresalen los 98,5 millones de euros exportados en frutas, hortalizas y legumbres. Podría decirse que los productos que visten nuestras mesas, también lo hacen en todos los rincones del Viejo Continente. Europa sigue siendo la que más productos extremeños compra ya que sus mercados reciben más del 80 por ciento de las exportaciones regionales.

Las exportaciones extremeñas aumentaron un 10,9% en el primer trimestre del año en relación al mismo periodo del 2014. El sector de la fruta, el principal generador de mano de obra agraria en la región, facturó más de 350 millones de euros en los tres primeros meses del año. Herrera recordó que las exportaciones extremeñas cerraron el pasado año con un crecimiento del 2,2% respecto al anterior, «un máximo histórico» que llevó a la cifra récord de 1.650 millones de euros, 35 más que en 2013. En términos globales, las ventas extremeñas al exterior alcanzaron los 381,4 millones de euros. En el periodo de enero a marzo de 2015, las exportaciones pacenses se cifraron en 309,5 millones de euros, lo que representa el 81,1% del total, mientras que la cacereña registró 71,9 millones de euros.

Campaña de fruta

La delegada realizó su comparecencia coincidiendo con el inicio de la campaña de recogida de fruta. Es a partir de este momento cuando más exportaciones se llevan a cabo al exterior. Por otro lado, el sector frutícola es el principal generador de mano de obra agraria en extremadura. La fruta mueve una producción de 300.ooo toneladas al año y además su venta está creciendo también en países extracomunitarios.

Al margen del gran potencial extremeño en la exportación de este tipo de alimentos, existe cierta preocupación. El cierre de fronteras de la Federación Rusa a los productos agroalimentarios de la Unión Europea sigue estando vigente. La cuestión, es que no solo deja de estar asegurada la exportación de un gran contingente de fruta, sino que además se podrían saturar otros mercados, lo que podría repercutir negativamente en los precios para los productores. Sin olvidar que, en melocotón y nectarina, la crisis de precios del año pasado empezó un mes y medio antes del anuncio del veto ruso.
Aunque Extremadura no exporta grandes cantidades de fruta a Rusia, este veto provocaría que aumentara la competencia en los mercados tradicionales de la comunidad. A pesar de que en la actualidad aún no hay grandes cantidades de la campaña, los problemas llegaran en el momento en que los mercados se inunden de producción española, griega e italiana. El papel del mercado tradicional extremeño será decisivo para evitar males mayores. En cualquier caso, la situación es compleja.

Categorías: Comarcal
Etiquetas: Economía