Animal de hábitos

Animal de hábitos

Se levantó. Se duchó. Desayunó. Se lavó los dientes y se dispuso a ir al trabajo.

Al salir a la calle se encontraría con una señora de mediana edad y pelo rubio paseando a un San Bernardo. Julían estaría abriendo su bar y la furgoneta de reparto de pan doblaría la esquina.

Pero la furgoneta no apareció y el hombre siguió intranquilo hacia su trabajo, con un mal presentimiento.

Animal de hábitos.

Categorías: Colaboradores, Literatura
Etiquetas: Literatura