Comunicado de IPAL

Comunicado de IPAL

Desde la agrupación política IPAL, Independientes por Alburquerque, queremos aclarar a la opinión pública cual ha sido nuestra postura con respecto al sueldo del señor alcalde. Todos ustedes pudieron ver y escuchar lo que sucedió en el pleno extraordinario celebrado el pasado día 1 de julio, pero debido a que en estos dos meses algunas personas y alguna asociación han vertido acusaciones y falsedades sobre este asunto, queremos manifestar lo siguiente:

Primero:

Las acciones que lleva a cabo nuestro grupo político no son adoptadas por una sola persona, esto podrá ocurrir en otras formaciones políticas pero en la nuestra, las decisiones y las votaciones de los plenos se deciden entre todos. Manolo Gutiérrez es simplemente nuestro portavoz. Por tanto, no entendemos que Manolo Gutiérrez haya sido el blanco de las críticas y las descalificaciones en el escrito del llamado “Grupo de Apoyo a Ángel Vadillo” del que, por cierto, no sabemos quiénes son sus portavoces ni sus integrantes. En dicho escrito se le acusa poco más o menos que ser el causante de las desgracias del señor alcalde.

Segundo:

No es cierto que el grupo IPAL llevase a pleno el punto del sueldo del acalde, como ha declarado recientemente el propio alcalde. Esto es sencillamente mentira, ya que la cuestión de las retribuciones fue propuesta en el orden del día en el pleno extraordinario celebrado el día 1 de julio por el equipo de gobierno. Es más, se miente de forma malintencionada, porque como todo el mundo sabe, a los plenos extraordinarios la oposición no puede llevar sus propuestas.

Tercero:

Como todos ustedes pudieron ver y oír en el pleno del día 1 de julio, nuestro grupo jamás cuestionó el sueldo del señor alcalde. Únicamente mostramos nuestra postura en relación con el número de concejales liberados en el Ayuntamiento, en coherencia con nuestro programa electoral. A lo mejor podemos estar equivocados por nuestra falta total de experiencia en responsabilidades de gobierno de un pueblo como el nuestro, y se necesiten dos concejales liberados además del alcalde para realizar el trabajo de gestión. Esa hubiera sido la respuesta más lógica a nuestro juicio, pero el señor alcalde optó por hacerse la víctima diciendo frases poco afortunadas, quizás para crispar los ánimos de los vecinos con la intención de poner al pueblo en contra nuestra para anular nuestra labor de oposición. Ello nos hace pensar que estaba todo preparado y se buscó una polémica inexistente para echarnos a la gente encima y señalar buenos y malos.

Cuarto:

La mayor parte de las instituciones cuando informan de los sueldos de sus cargos públicos lo hacen en bruto, es decir, el dinero que cobran incluyendo el IRPF más la Seguridad Social. Entendemos, como la mayor parte de la gente, que eso es más transparente por cuanto se sabe la cantidad total que tiene que salir de los bolsillos de los ciudadanos para mantener a sus cargos públicos. En el caso de Alburquerque, se nos priva de saber el dinero total que tienen que pagar los vecinos para mantener a sus cargos públicos y esto, en los tiempos de crisis que corren, creemos que es un dato a tener en cuenta.

Quinto:

La decisión de quitarse el sueldo del señor alcalde fue única y exclusivamente suya, pues en ningún momento, como hemos señalado en el apartado tercero, se hace mención en la intervención de nuestro portavoz al sueldo del alcalde, entre otras cosas porque entendemos que si tiene que haber una persona liberada en el ayuntamiento, ese es el alcalde. Además de todo ello, fueron los concejales del grupo ORPO los que aprobaron el punto de los salarios que no incluía el sueldo del alcalde, nosotros votamos en contra. ¿Para qué han votado ahora que se restituya el sueldo del acalde con carácter retroactivo si podían haber votado en contra en su día? ¿No creen que así les hubiera ahorrado el sufrimiento que dice haber padecido el señor alcalde? ¿Realmente alguien cree que tres concejales pueden decidir el resultado de las votaciones en los plenos?

Para terminar nos gustaría decir que esta situación se podía haber evitado si se respetaran todas las opciones en el pueblo, si se tuviera una actitud más tolerante a la crítica y a la diferencia de opinión. El equipo de gobierno municipal con su alcalde a la cabeza, debería considerar que nuestras opiniones y posicionamientos están legitimados por los vecinos que nos han votado, exactamente igual que los suyos; y que no se puede hacer de cada opinión y desacuerdo una cuestión personal y una afrenta para hacerse la víctima. Eso no busca otra cosa que la crispación y la división de la ciudadanía entre buenos y malos. Somos personas adultas que han recibido de sus ciudadanos la responsabilidad de gestionar un pueblo. Cada cual tiene su responsabilidad, la nuestra es hacer oposición colaborando en el desarrollo y el progreso del pueblo y controlando su gestión por el bien de la ciudadanía; la suya es la de encabezar el desarrollo y el progreso pero también la de tolerar la crítica como un ejercicio de salud democrática por el bien de todos.

Para terminar, queremos aprovechar la oportunidad que nos ofrecen los medios de comunicación locales para felicitar al pueblo de Alburquerque las fiestas en honor de nuestra Patrona la Virgen de Carrión. ¡Felices Fiestas de septiembre a todos y un fuerte abrazo!

Atentamente

Agrupación IPAL. Independientes por Alburquerque.

Categorías: Notas
Etiquetas: Política