Mensaje navideño de Ángel Vadillo

Mensaje navideño de Ángel Vadillo

El alcalde de Alburquerque, Ángel Vadillo se ha dirigido a todos los vecinos y vecinas de la localidad para felicitar las fiestas y desear los mejores pronósticos de cara al 2016. Lo ha hecho en el tradicional mensaje navideño que este año ha estado marcado por la importancia de la solidaridad entre todos para seguir adelante y en el valor de todo lo que supone lo público como medio de avanzar como sociedad. A continuación, nos quedamos con lo más destacado de las palabras del alcalde.

Esta intervención se hace en estas fechas para desearles a todos y a todas un feliz año. Es un acto simbólico, y es mi deseo de cada día para los vecinos. El universo no genera otra cosa en nosotros mas que la búsqueda de la paz y la felicidad. Debe ser un deseo natural. Lo que le deseamos a los demás, es algo que buscamos en nosotros. Hemos pasado una época muy complicada. Recuerdo actos como este hace años en los que hacía una previsión complicada para el futuro. A lo que más ha afectado la crisis ha sido al empleo. Muchas políticas de ajustes y recortes que se han dado han generado más pobreza. Yo entendía que las formas de hacer política debían ser otras. No debemos olvidar que en otras partes del mundo están produciéndose catástrofes mucho más duras. En España y Europa, no hace mucho que vivimos situaciones parecidas, con conflictos bélicos y todo lo que estos generan. Nadie entiende que los gobiernos sean verdugos de sus propios ciudadanos. Nos generamos fronteras creadas por nosotros mismos. Nadie es más que nadie. Por eso entiendo la importancia de la solidaridad en los momentos duros, en los que no se deben escatimar esfuerzos colectivos para ayudar a los necesitados. 

Creo que en estos años he realizado todos los esfuerzos para que el Ayuntamiento sea solidario con las víctimas de la crisis. Hemos cubierto muchas necesidades, muchas más de las que estaban en nuestras manos. Si muchos proyectos, como los de las renovables no hubieran sido frustrados hubieran sido necesarios menos esfuerzos, pero hemos estado ahí. El ser humano no está preparado para ser individualista. En cualquier momento, las cosas no caminan como queríamos, y necesitamos acudir a la comunidad, que debe ser fuerte y solidaria. En Alburquerque, la comunidad va a estar siempre en las necesidades de los vecinos. Debemos comprender y aceptar que al final tiene que haber una comunidad que se preocupe de nuestros hijos, mayores y todo tipo de colectivos. El sistema de servicios sociales públicos será la garantía de nuestro bienestar para que tengamos la tranquilidad de que todo el mundo será atendido con dignidad con el cobijo de la comunidad. Tenemos que tomar conciencia. A la hora de la verdad, incluso los más individualistas recurren al cobijo de la comunidad.

Al 2016 le pido, como mínimo, la misma fuerza para seguir trabajando en la misma línea. También le pido que los proyectos del pueblo de Alburquerque empiecen a ser una realidad, tanto los proyectos de energías renovables como la ampliación de nuestros servicios sociales. Espero que se me acompañe en esta lucha, porque estamos haciendo la sociedad que demandará el futuro.  También me gustaría destacar la importancia del trabajo. Lo que dignifica a las personas es que lo hagan lo mejor posible. De esta manera, el trabajador dignifica al trabajo. Espero que el 2016 sea un año en el que sigamos manteniendo la dignidad de las personas y entender que tenemos que ayudarnos unos a otros. Con vuestro apoyo, yo soy más fuerte, y vosotros con el mío, sois más fuertes. Un fuerte abrazo a todos y a todas.

[ot-video type=»youtube» url=»https://youtu.be/F5PnZh32kug»]

Categorías: Local