Muchas gracias y hasta pronto, Frederico

Muchas gracias y hasta pronto, Frederico

Desde hoy, nuestra localidad, más que nunca, caminará de la mano de su ciudad hermana para siempre. Hace unos minutos se ha celebrado un acto especial en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. El consistorio ha querido rendir merecido homenaje al autor del fresco que ya preside tan simbólico lugar. Multitud de vecinos han abarrotado la estancia para ser testigos del reconocimiento y despedida a este artista, que ha dejado su impronta en Alburquerque.

Ángela Robles ha sido la encargada de conducir tan especial cita. No debemos olvidar que la Universidad Popular de Alburquerque, de la mano del ayuntamiento,  ha sido el enlace para que lo que hemos visto hoy, fuera una realidad. La directora de la UPAL destacó el gran componente emocional que supone esta iniciativa y rememoró cómo fueron las primeras conversaciones entre Ángel Vadillo y  Vigil.

Desde el primer momento pude ver la ilusión y predisposición en nuestro alcalde.

frederico vigil alburquerque151224-vigil-4

Tras la oportuna intervención, llegó el turno para escuchar al responsable del fresco. Frederico Vigil expresó la emoción vivida desde su llegada a Alburquerque. Destacó el orgullo que supuso para él pintar una obra en un lugar tan emblemático y representativo para todos los alburquerqueños. El artista también tuvo palabras de agradecimiento para el alcalde y en definitiva para todo el pueblo. También tuvo tiempo para explicar que el fresco representa todas las cosas que nuestra cultura aportó a la del otro lado del charco. Como el propio Frederico siempre decía: «Solo las cosas buenas». Vigil terminó mostrando su satisfacción vivida en la localidad.

Soy un extremeño en Nuevo México.

151224.vigil-3frederico vigil alburquerque

El primer edil fue el último en intervenir. Agradeció la labor llevada a cabo por el artista y por su ayudante, David Naranjo. Ángel Vadillo destacó la «persona especial» que se esconde detrás de la figura artística de Vigil. El alcalde recordó la total predisposición de Frederico a la hora de llevar a cabo todas las visitas que el fresco ha tenido y alabó su capacidad para realizar todas las charlas y explicaciones en nuestro idioma. Vadillo resaltó el carácter popular de esta obra.

El fresco ya pertenece al pueblo, y el pueblo es el alma de todo.

El alcalde terminó su intervención  dando las gracias a todo el personal que se ha preocupado de que Frederico y David estén como en casa y aludió a la amabilidad y sencillez como algo fundamental en las personas: «Siendo amables y sencillos podemos ser felices. Espero que cuando miremos el fresco, pensemos eso». Por último, quiso expresar el simbolismo de «amor fraternal», significado clásico la palabara «Philadelphia».

Tras las intervenciones, llegó el turno de los villancicos, interpretados por el coro de mayores «La Zarza» junto a varios niños alburquerqueños, poniendo así de manifiesto que este fresco ha pertenecido a todos desde el principio, hasta el final.

1512-vigil-5

Categorías: Local
Etiquetas: Arte, Cultura