Preocupación por el Picudo Rojo

Preocupación por el Picudo Rojo

En el día de ayer, operarios municipales del servicio de jardinería y personal de la junta de Extremadura llevaron a cabo nuevos tratamientos fitosanitarios en las palmeras ubicadas en el paseo de «La Alameda» para evitar que el Rhynchophorus ferrugineus, conocido como «picudo rojo», acabe con ellas.

El picudo rojo en Alburquerque

El picudo rojo es un escarabajo de origen asiático que vive a costa de las palmeras. Las hembras ponen los huevos escondidos en heridas no selladas de la palmera, o entre las bases de las hojas. De los huevos eclosionan las larvas, que pueden alcanzar los 5 cm. de largo y viven en el interior del tronco y en las bases. Tanto las larvas como los propios escarabajos se alimentan del árbol provocando, en la mayoría de los casos, su muerte. Las larvas se alojan en el interior de la palmera y se alimentan de los tejidos más tiernos, mientras que los adultos son los encargados de dispersar la especie y colonizar nuevos territorios.

med.1726497670palemra

Alburquerque es uno de los muchos puntos de la región que ha advertido ya de la presencia de estos voraces coleópteros. El primer foco se detectó en Madrigal de la Vera (Cáceres) y ya se tiene constancia de 19 en multitud de puntos de Extremadura. En nuestra localidad, el picudo ya ha provocado la eliminación de varias palmeras como las que se ubicaban frente a la fachada central de la Iglesia de San Francisco, además de  otras ubicadas en zonas particulares.  En estos momentos se teme que la plaga afecte a todas las que pueblan el casco céntrico.

Tratamientos y medidas

Desde el ayuntamiento de Alburquerque se avisó al organismo competente de la Junta de Extremadura en el momento en que se conocía la situación. El servicio de Sanidad Vegetal de la Junta es el que se encarga de establecer el protocolo que se debe seguir para erradicar al picudo rojo. De esta forma, el consistorio ya está siguiendo las medidas de ese protocolo, que incluyen trabajos y tratamientos fitosanitarios de prevención y cura. Estos tratamientos deben realizarse de forma periódica. En una de las palmeras del centro, por ejemplo, hemos visto que se han podado las ramas y se ha recubierto la base con un plástico para que los escarabajos finalmente sucumban a los productos aplicados. La población de picudo rojo se extiende cada vez más por nuestra geografía y algunas tesis apuntan a que esta especie podría suponer la extinción de este tipo de palmeras.

Si usted piensa que está ante un foco de este escarabajo en sus inmediaciones, puede ponerse en contacto con el Servicio de Sanidad Vegetal.

Categorías: Local
Etiquetas: Naturaleza, Sucesos