La Semana Santa, inyección turística para Alburquerque

La Semana Santa, inyección turística para Alburquerque

Alburquerque vuelve poco a poco a la normalidad tras la Semana Santa. Días de especial devoción para muchos o simplemente de descanso para otros tantos. En cualquier caso podemos afirmar que este periodo festivo ha supuesto una inyección turística para la localidad, sobre todo para el negocio de la hostelería. Hemos visto a muchos visitantes por calles, terrazas y rincones. Durante este tiempo, muchos alburquerqueños que residen en otros puntos del país regresan a casa para reencontrarse con sus familiares, con sus raíces. También nos han visitado turistas variopintos y algún que otro rostro conocido. En definitiva, todos han disfrutado de las múltiples bazas que ofrece esta tierra, sus tradiciones y su forma de vivir.

Actos con buena acogida

Desde el pregón inaugural el pasado sábado hasta la última de la procesiones, siempre hemos sido testigos de una buena presencia y acogida de personas en cada uno de los actos. Los pasos han lucido en todo su esplendor gracias a la entrega de las diferentes cofradías convirtiendo las calles de la villa en lugares repletos de emoción. Por otra parte, la Pasión Viviente celebró su decimoséptima edición por todo lo alto cumpliendo todas las expectativas. Centenares de personas se dieron cita en torno a las murallas del Castillo de Luna para ser testigos de una representación que ya se ha convertido en un reclamo turístico por sí solo.

Categorías: Local