Ciudadanos de un mismo Alburquerque, con o sin «r»

Ciudadanos de un mismo Alburquerque, con o sin «r»

Hace unos minutos ha finalizado la presentación oficial del fresco de Frederico Vigil en el salón de actos del Ayuntamiento de Alburquerque.  Como saben, el alcalde de Albuquerque (NM), Richard J. Berry ha viajado hasta nuestra localidad para estar presente en la inauguración acompañado por una delegación de 17 personas. Junto a él, han presidido la ceremonia el alcalde de Alburquerque, Ángel Vadillo y el propio Frederico Vigil. El acto ha contado con una multitudinaria acogida de vecinos, asociaciones, miembros de la corporación local y de todos los grupos políticos y muchas personas vinculadas de forma directa o indirecta con este proyecto que hoy ha puesto el broche de oro.

Palabras emotivas

Tras la proyección de un vídeo-resumen de todo el proceso a modo de introducción, han comenzado las intervenciones a las que ha dado paso Celia García.  El primero en hablar ha sido Frederico Vigil. El pintor se refirió a la semilla que un día se plantó gracias a la visión de los alcaldes de ambas localidades y que ha dado como resultado final el que ya todos conocen. Agradeció la presencia de todos los asistentes y la ayuda recibida por todos los que han mostrado su predisposición con él a lo largo de los meses de trabajo. Vigil declaró su sentimiento hacia Alburquerque y culminó su breve intervención refiriéndose a una de las máximas que preside su obra: Amor y viaje de ida y vuelta.

[blockquote style=»4″]Me siento como un alburquerqueño más.[/blockquote]

160811-richard berryrichard berry

Después de las palabras de Vigil llegó el turno para el alcalde Ángel Vadillo. El primer edil comenzó expresando el placer y orgullo que supone tener en el acto a la máxima autoridad de Albuquerque (NM). Agradeció a toda la delegación el empeño y las ganas a la hora de emprender un viaje de tantos kilómetros para estar presentes en el acto y conocer la localidad. «Sé que os va a quedar un recuerdo muy especial». Vadillo se refirió cariñosamente a Fred Mondragón y esposa junto a Ramón Gonzales, «compañeros y amigos de fatigas» desde la primera visita a Nuevo México, en 1996. «Los primeros pasos no fueron sencillos». 

[blockquote style=»4″] Todos somos ciudadanos de una misma ciudad.[/blockquote]

El alcalde también se acordó de muchas otras personas que ya no están entre nosotros y que fueron importantes y especiales a la hora de forjar las relaciones de hermanamiento. Vadillo agradeció el esfuerzo de la fundación Ciudades Hermanas ya que «ellos han sido los que han conseguido que el proyecto fuera viable económicamente», junto a Richard J. Berry y su equipo de gobierno. También pidió un aplauso para Frederico Vigil por haber hecho al pueblo partícipe de todo el proceso creativo desde el inicio del mismo. «Eso no es normal ni fácil en los artistas». El primer edil de Alburquerque se refirió al gran valor artístico que tiene el salón de actos y le auguró muchos siglos de vida.

richard berryrichard berry

Como te hemos contando en múltiples ocasiones, este fresco muestra la historia de las dos culturas de forma entrelazada, destacando sus aspectos positivos. Así lo remarcó también el propio alcalde. «Este fresco une a dos ciudades en un mismo sitio, aquí estamos todos». Vadillo culminó su intervención diciendo que las futuras generaciones de ambas localidades se sentirán orgullosas y más unidas en lo que se refiere a factores educativos, culturales y también empresariales. En este sentido anunció que mañana habrá una reunión con empresarios locales. El alcalde sentenció destacando que gracias a este fresco, «dos ciudades ya son una sola».

Richard J. Berry

El mayor de nuestra ciudad hermanada se dirigió a los presentes en un emotivo discurso en inglés al que hemos tenido acceso los medios de comunicación para ofrecértelo más a fondo. Berry dijo que es un honor y un gran privilegio poder estar aquí en una ocasión tan especial.  Agradeció a Ángel Vadillo su amabilidad y hospitalidad a la hora de «hacernos sentir como en casa y ofrecernos una calurosa bienvenida a la emblemática ciudad de Alburquerque». Richard hizo una mención especial a Frederico Vigil por su «visión, pasión y determinación a la hora de hacer una obra de tal magnitud». También rememoró los orígenes de las denominaciones de ambos pueblos. «La ciudad de Albuquerque se fundó oficialmente en 1706, denominación puesta por Don Francisco Fernández de la Cueva, el octavo Duque de Alburquerque en España. Hace 310 años que nuestras ciudades adquirieron la misma denominación, suponiendo un momento histórico para nuestras culturas». El mayor se refirió al regalo de una «r» tallada en madera recibido desde Alburquerque en 2006. «Fue el regalo más preciado que recibió la ciudad». También dijo que esta visita no será la última.

160811-richardberry-4160811-richardberry-5

El fresco como símbolo de hermanamiento

Richard Berry destacó que un hermamiento de dos ciudades consiste en fomentar la comprensión e intercambio cultural y la paz a través de la diplomacia. «El tiempo y las actividades que hemos realizado para ver materializado este proyecto, encarnan a la perfección lo que significa una verdadera relación de ciudades hermanas. El alcalde terminó sus palabras haciendo un repaso por todas las escenas y símbolos de unión que pueden apreciarse en el fresco. Tras su intervención hubo un intercambio de obsequios entre los dos alcaldes en representación de sus pueblos.

160810-richardberry-6160811-richardberry-7

En este acto hemos podido ver muchas cosas. Hemos sido testigos de gratas palabras, ovaciones sentidas y algún que otro nervio fruto de la índole de tal cita. No obstante, por encima de todo eso debe primar el verdadero significado de lo que hoy hemos presenciado. Alburquerque y su hermano americano están más unidos que nunca y todo apunta a que la relación se irá haciendo más solida a lo largo del tiempo. Se pone así punto y seguido a una bonita historia en la que se aprecia en toda su magnitud el poder del arte para crear sinergias entre culturas distintas e iguales a la vez.

Categorías: Local
Etiquetas: Albuquerque, Arte, Cultura