“Los yunteros de Extremadura” para recordar y aprender del pasado

“Los yunteros de Extremadura” para recordar y aprender del pasado

Dicen que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Puede parecer una frase muy recurrente o trillada pero conviene recordarla a menudo. Precisamente para eso se celebran iniciativas como la que se llevó a cabo ayer en la casa de la cultura con la proyección del documental Yunteros de Extremadura (1936). La actividad se enmarca en el proyecto “Extremadura en el espejo de la memoria”, impulsado por la Asociación para la recuperación de la memoria histórica de Extremadura en colaboración con la Diputación de Badajoz y el colectivo local Memoria de futuro. El acto contó con buena presencia de personas y comenzó con las intervenciones del alcalde de Alburquerque, Ángel Vadillo junto al historiador Ángel Olmedo.

El valor y la necesidad de recuperar la memoria

El alcalde comenzó su intervención diciendo que la proyección de este documental nos pone en situación de lo que fue un momento “tremendamente complicado y difícil en nuestra tierra y en España”. “No debemos volver a querer que ocurra lo mismo”.  Vadillo también se refirió a como todos los enfrentamientos son provocados por falta de conciencia, equilibrio y egoísmo arrollador de unos hacia otros. Recordó los conflictos que siguen activos hoy en día en la humanidad y lamentó la falta de conciencia de la sociedad en ese sentido para que no se vuelvan a repetir; “una de las labores del visionado de este tipo de documentales es que la sociedad aprenda para que no se repitan los errores del pasado”. El alcalde también aludió a la desconciencia ciudadana que se está dando con el tema de los refugiados; “España tuvo cantidades de refugiados que necesitaron países de acogida”. Dijo que la falta de conciencia de cómo son las cosas, es la que hace que se vuelvan a repetir. “En el fondo, nadie tiene tanta razón, el límite debe estar en la vida de los demás”.

Vadillo agradeció la presencia de Ángel Olmedo y contó a los asistentes que este historiador junto a su asociación fue el que hizo posible que se recuperara una parte importante de la memoria histórica de Alburquerque, refiriéndose a las excavaciones de la mina de Valdehiuelo; “se lo agradezco en nombre de todas aquellas personas que padecieron la agonía en silencio de no saber qué paso ni dónde descansaban sus seres queridos”. El alcalde recordó el caso de Rosa Casanovas, la hija del alcalde local Martín Casanovas. Rosa pasó toda una vida intentando saber algo de luz sobe su madre, a la que se llevó el bando fascista. Finalmente se comprobó que fue arrojada a la mina, al igual que otros muchos alburquerqueños. El propio Vadillo tuvo la ocasión de hablar con Rosa en su día; “me reflejó mucha luz”. El primer edil contó cómo fueron las actuaciones para comenzar; “hicimos todo lo más rápido que pudimos”.  El alcalde recordó también que todas las actuaciones se hicieron incluso sin una legislación que amparara la recuperación de la memoria.  “En el momento en que recuperó los restos de su madre, Rosa acabó perdonando”, afirmaba el alcalde. Vadillo destacó la necesidad de no olvidar el pasado y trabajar para recuperarlo; recuperar la memoria nos interesa a todos porque apacigua los corazones y son capaces de perdonar. Estamos necesitados de perdón. Lo primero que  se hizo tras otras guerras en otros países fue recuperar, porque era la forma de perdonar y poder avanzar”.

[blockquote style=”1″]Sigo apostando que recordar es la manera de hacer el camino.[/blockquote]

Ángel Olmedo comenzó diciendo que el movimiento por la memoria histórica en Extremadura nació en Alburquerque, fruto de la experiencia de Valdehiuelo y la iniciativa de Vadillo“fue gracias al alcalde. Si él no hubiera metido esa máquina en aquella finca posiblemente en Extremdura no se hubiera abierto ninguna fosa aún o estaríamos en una fase mucho más atrasada”. Antes de comenzar con la proyección del documental, Olmedo lo explicó a los asistentes. El acto finalizó con un acercamiento al contexto histórico en el que se filmó y un debate-coloquio entre los presentes.

El documental

Durante la guerra civil española, la oficina de propaganda republicana en París pidió material audiovisual para la defensa de la causa republicana. Parece que Los Yunteros de Extremadura fue uno de los documentales enviados, y al finalizar la guerra, posiblemente fue depositado en la Embajada rusa en París y posteriormente enviadas desde allí a Moscú. Se rodó entre marzo y mayo de 1936. En el documental se tratan cuestiones como la distribución de las rentas obtenida de la tierra, y como esta van a parar fuera de Extremadura, en el caso de los grandes terratenientes, trata el tema de los yunteros y sus herramientas de trabajo, la dificultad del cultivo de la tierra por falta de herramientas y arados adecuados, la dura vida del yuntero, su mísera vivienda, analiza la causa de tanta miseria, así como su destino en vejez.

El ciclo de proyecciones y conferencias viajará a más puntos de la región para culminar el próximo día 21 en Almendral. Antes habrá pasado por Badajoz, Vaencia del Ventoso, Llerena, Villanueva de la Serena, Villanueva de los Barros, Santa Amalia, Zafra y Mérida.

Categorías: Local
Etiquetas: Historia