Actos conmemorativos del Día Internacional de la Mujer en Alburquerque

Actos conmemorativos del Día Internacional de la Mujer en Alburquerque

Son diversos los actos que se han sucedido y que se seguirán celebrando a lo largo del día en Alburquerque con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer. Alumnos del IES Castillo de luna han llevado a cabo actividades junto a la Escuela de Jóvenes «La Sombrilla» en colaboración con la educadora social del centro, María Escobar. Se ha trabajado en conceptos como los estereotipos, sexo y género y la visión del hombre y mujer en los medios de comunicación. Para ello se han realizado juegos y dinámicas.

Las actividades han seguido horas más tarde en los estudios de la emisora municipal de Alburquerque con un programa especial impulsado por el técnico de la Oficina de Igualdad de la Mancomunidad Integral Lácara-Los Baldíos, Alfonso Pérez. El espacio radiofónico ha contado con la presencia de Mari Pámpano y Leticia Sanjuán para expresar su punto de vista y dar cuenta de las dificultades a las que se enfrentan las mujeres a la hora de emprender proyectos profesionales. Como saben, Mari ha sido la última presidenta del casino de Alburquerque y Leticia será su sustituta durante los dos próximos años.

Las actividades siguen esta tarde con un recital de poesía en la biblioteca municipal Manuel de la Rosa.

Manifiesto

Como cada año, la Oficina de Igualdad ha difundido un manifiesto conmemorativo que queremos compartir contigo:

Hoy, 8 de Marzo, como el resto de los 364 días del año, nos queda un largo camino para alcanzar la igualdad. Esta falta de igualdad se ve en múltiples expresiones. Y es que ya se habla de “terrorismo machista”, que es la máxima expresión de la desigualdad convertida en violencia directa hacia las mujeres, por el hecho de ser mujer.

Pero no sólo eso,

  • Falta de igualdad cuando las mujeres cobran hasta un 24 % menos por realizar el mismo trabajo que un hombre.
  • Cuando son sometidas diariamente a acosos callejeros, disfrazados de “piropos” mal entendidos, donde sus cuerpos, ropa y presencia forman parte de las opiniones de hombres a los que no se les ha pedido su opinión.
  • Desigualdad, cuando, por ser mujer, los medios, la sociedad, tu familia,… esperan que te encargues del cuidado de menores y dependientes, por el hecho de ser mujer.
  • Falta de igualdad en las relaciones de pareja, donde mitos como el amor romántico pregonan la sumisión y amor incondicional hacia tu pareja, siendo anulada como persona.
  • El hecho de retirarle la capacidad de decidir sobre su vida, sobre sus cuerpos, sin tener que estar sometidas y tuteladas por ningún legislador ni Estado.
  • Falta de igualdad al no querer reconocer esa desigualdad, e ir en contra de medidas positivas que contribuyan a equipararse en derechos con los hombres.

En definitiva, pensar que la Igualdad entre Mujeres y Hombres se ha conseguido, es un síntoma más del machismo como mentalidad dominante, del miedo del patriarcado a perder sus privilegios. Y es que la lucha por alcanzar la igualdad,  requiere todavía un largo camino, pero sobre todo, requiere no dejar pasar el tiempo, no dejar correr ni un segundo más sin posicionarme claramente a favor, sin dejar de luchar día a día, segundo a segundo,  Y en esto, los hombres tienen mucho que decir, mucho que hacer. Frases como “la igualdad está ya conseguida” o “las políticas de género discriminan a los hombres”, son la formas en las que los neomachistas intentan justificar que el mundo siga igual, que puedan mantener los privilegios en esta sociedad patriarcal y machistas, que intentan perpetuar.

El machismo, en definitiva, lo que hace es penalizar, de alguna manera, a toda persona que se salga de la norma, de lo que se espera de ella por ser hombre o mujer. Los hombres deben luchar por construir nuevos modelos de masculinidades alejados de la fuerza, la insensibilidad, la no expresión de sentimientos,… por no acosar, no castigar, por renunciar a privilegios,  por permitir la igualdad real. Las mujeres deben luchar por empoderarse, por conquistar los espacios que el patriarcado les tiene vetados, por ocupar los espacios que quieran, por seguir siendo activas, por poder dedicarse tiempo para ellas mismas. Porque se trata de seguir manteniendo las diferencias y las peculiaridades de cada mujer y cada hombre, pero permitiendo decidir en igualdad de condiciones. Nos llaman feministas radicales, como si fuera un insulto. Pero sí, yo soy feminista, feminista radical, y apoyo serlo, pues nos centramos en la raíz del problema, el fondo de la cuestión. No queremos una sociedad donde parezca que somos iguales, sino donde verdaderamente lo seamos, con respeto para todas las personas.

DSC_0641

Portada: Alumnos en los talleres de esta mañana en el IES Castillo de Luna.

Int: Programa en la RCA.

Categorías: Local
Etiquetas: Educación, Sociedad