Alburquerque, con el Día Mundial del Teatro

Alburquerque, con el Día Mundial del Teatro

Hoy se celebra el Día Mundial del Teatro y Alburquerque ya sabe de lo que estamos hablando si hablamos de este arte.

Un pueblo veterano en el escenario

El teatro va en el ADN de la localidad y podríamos decir que se celebra en cada obra a lo largo del año, en cada escena, en cada butaca ocupada.  Al margen de las representaciones que se programan, el teatro en Alburquerque también cuenta con un alto componente orgánico, improvisado. Una llama constante e imperecedera que es la que mantiene el calor de algunos eventos clave en la agenda del pueblo como pueden ser el Festival Medieval o la Pasión Viviente.

En Alburquerque se cree en el teatro y se apuesta por él de forma decidida a través de la Escuela Municipal de Teatro con grupos para todas las edades, desde niños hasta mayores. Los usuarios del Centro Ocupacional Los Baldíos cuentan con una representación a través de otro grupo porque el teatro también es y debe ser sinónimo de integración.

El manifiesto

Joaquín Plata es uno de los directores de la escuela junto a Elena Narváez. De su puño y letra nace el manifiesto que queremos compartir contigo en este día especial.

Teatro, la vida es puro teatro. Al nacer y abrir los ojos por primera vez, sube el telón, se encienden las luces y comienza la función. En el teatro de la vida somos guionistas, directores, actores y espectadores. Con nuestras experiencias del día a día vamos redactando el guion. Con la responsabilidad de nuestras acciones y decisiones nos hacemos directores. Somos actores protagonistas implicados en la obra de nuestra propia vida. Y seremos espectadores si nos paramos a reflexionar, observamos nuestra realidad y analizamos si lo que vemos nos gusta, lo disfrutamos, nos aburre, nos disgusta, nos da miedo o nos hace sufrir.

Del mismo modo un pueblo escribe, dirige, actúa y se convierte en espectador de su obra dramática. La historia es el guion que cada día vamos escribiendo, pedacitos de tiempo, recuerdos y costumbres que consolidan la identidad de un pueblo. Si un pueblo se implica, se responsabiliza, toma decisiones y actúa en consecuencia, dirige la trama de su obra. Todos y cada uno de sus habitantes hacen el elenco de actores, personajes únicos e independientes que en su rutina diaria crean la idiosincrasia de una comunidad.

Alburquerque, pueblo veterano en las artes escénicas, en la tragicomedia de la vida misma y en el saber estar sobre las tablas. La esencia de la música, la danza o el teatro corren por las venas de un pueblo que ha sabido redactar e interpretar la farándula de su realidad. Unas veces comedia, otras tragedias, un tanto de farsa y mucho de improvisación, han sido los ingredientes que han creado la gran obra de esta villa:

¡Alburquerque, Alburquerque bien merece ser honrado!

El arte del teatro nos hace libres, mágicos. Ponernos en la piel de otro personaje, sentir sus emociones, dejar de ser yo para ser él, prestarle nuestro cuerpo y nuestra voz para que pueda expresar sus sentimientos, sus experiencias, su saber. Vivir otras vidas es posible gracias a la magia del teatro. Que no cese el espectáculo, a pesar de los pesares y por encima de todo, la función debe continuar.

Categorías: Local
Etiquetas: Arte, Cultura, Festejos, Teatro