Los peques de la guardería municipal celebraron ayer su fiesta de graduación

Los peques de la guardería municipal celebraron ayer su fiesta de graduación

¿Quién dijo que los más pequeños no se gradúan? Los niños y niñas de la guardería municipal de Alburquerque celebraron ayer su tradicional fiesta de fin de curso. En total fueron 29 los pequeños que protagonizaron una fiesta que representa el final de su etapa de guarde y el comienzo del cole. El patio del centro se llenó de padres, madres y familiares para disfrutar con ilusión de los bailes programados, este año con temática flamenca. Antes de que los niños salieran a escena tuvimos la ocasión de escuchar las intervenciones de la directora, Inmaculada Plata, que recordó con emoción los momentos vividos a lo largo del año; «habéis aprendido a compartir, a ser independientes y a reír día tras día». También agradeció el apoyo de la corporación local, el de las monitoras y el de los padres.

Nunca dejéis de ser niños

guarderia alburquerque

La segunda en intervenir fue Rocío Barrantes en representación de los padres. Rocío se refirió con añoranza a los primeros días de sus hijos en la guardería y tuvo palabras de gratitud para todas las monitoras. También esperó que los niños disfruten tanto en el cole como lo han hecho en la etapa que terminó ayer. Tras las palabras de Rocío llegó el turno para Sonia Escudero. La monitora lanzó un emotivo mensaje en el que habló de la satisfacción que supone para las trabajadoras el hecho de haber compartido parte de su vida con los niños.

170616-guarderia

Una guardería accesible a todos

Ángel Vadillo basó sus palabras en la apuesta y trabajo del Ayuntamiento para que todos los niños tengan acceso a la guardería independientemente del nivel económico de sus padres.

Alburquerque es el número uno en servicios sociales públicos y educativos.

guarderia alburquerque angel vadillo

El primer edil habló de como en Alburquerque se da servicio a los pequeños y a los mayores, servicios que son accesibles a todos. También se refirió a las presiones recibidas basadas en la economía que critican este modelo. Vadillo hizo mención a estas presiones incidiendo en la guardería; «presiones desde estamentos oficiales y desde gente cercana a mí». El alcalde declaró que estas presiones para que se cobrara más no cuadran humanamente y supondrían una injusticia; «hay familias que no podrían pagar 100 euros al mes».

Vadillo dijo que por delante de presiones y críticas están las personas y que los hijos no tienen la culpa de la situación económica de sus padres. Por tanto deben tener derecho a estos servicios. Habló de la necesidad de crear y avanzar hacia una sociedad que sea capaz de cuidar y atender a la infancia y a la tercera edad independiente de la economía de cada hogar; «en ese sentido Alburquerque va un paso por delante», afirmó. El alcalde terminó sus palabras refiriéndose al valor del amor incondicional encarnado en los niños y recordando a las monitoras que Alburquerque les dará más oportunidades.

Tras las intervenciones llegó el momento más esperado. Los niños salieron en fila para interpretar cuatro canciones sobre el escenario y recibir sus orlas. El acto, que quedará en la retina de muchos, terminó con un aperitivo de convivencia para los presentes.

Categorías: Local