El CEIP Ángel Santos conciencia en el Día Mundial del Cáncer Infantil

El CEIP Ángel Santos conciencia en el Día Mundial del Cáncer Infantil

Hoy se celebra el Día Internacional contra el Cáncer Infantil, cuyo objetivo central es sensibilizar y concienciar sobre la importancia de los desafíos a los que se enfrentan los pacientes y sus familias. En esta edición la temática se ha enfocado a los adolescentes. Rescatando la figura de Peter Pan se quiere reivindicar que los adolescentes no tengan que verse como adultos antes de tiempo a causa de su enfermedad y de las deficiencias de un sistema que no dispone de unidades hospitalarias para pacientes de estas edades.

Al igual que todos los años, el CEIP Ángel Santos ha llevado a cabo esta mañana actividades con el alumnado. Los niños han iluminado una sala oscura con sus linternas simbolizando estrellas que al juntarte inundan todo de luz. El trasfondo de esta iniciativa es la necesidad de que el firmamento de todos los niños que padecen cáncer se llene de oportunidades para superar la enfermedad y empezar de nuevo.

180216-cancer-infantil-1

La jornada ha terminado con la lectura de un manifiesto en el patio del cole que reproducimos a continuación:

Cuando tus padres te dicen que la dolescencia es la edad del pavo no sabes muy bien qué pensar, así que te imaginas cosas de todo tipo como que a esa edad te conviertes en un pavo gigante, que adoptas uno como mascota o que puedes comunicarte con ellos. Pero luego creces y entonces te das cuenta de por qué Peter Pan no quería crecer. Empiezas a saber lo complicada que puede llegar a ser esa edad y entiendes que tus padres no le dieron ese nombre por casualidad. Sino porque puedes llegar a sentirte tan incomprendido que no sepas cómo hacerte entender. Y supongo que eso es lo que os pasa a los mayores cuando tratáis de explicarle al mundo que los adolescentes ya no son niños, pero tampoco adultos. Que necesitan un lugar con nombre propio, donde puedan crecer, pero nunca antes de tiempo. Algo así como el País de Nunca Jamás, pero en el que hacerse grande no dé tanto miedo.

Por eso, nuestros padres de Niños con Cáncer están trabajando para conseguir que los adolescentes que padecen esta enfermedad sean tratados en unidades específicas o en unidades de oncología pedríaticas, en vez de en las de adultos. Primero, porque no somos adultos; y segundo, porque están mejor acondicionadas y preparadas para nosotros. A través del estudio de adolescentes con cáncer de 14 a 18 años que ha realizado la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, han descubierto que las conclusiones que se han sacado son las mismas que las que recomiendan los señores del Gobierno, y que están recogidas en un montón de papeles del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Solo queremos que nos escuchen. Que, después de tanto estudiar, nuestros padres puedan recitar la lección en voz muy alta para que se entere toda la sociedad. Y sobre todo, los médicos, las doctoras y los enfermeros que nos cuidan cuando enfermamos y debemos ir al hospital. Para que puedan hacerlo en un lugar especialmente pensado para nosotros, donde podamos hacerles entender que entre los adultos no siempre se nos da la atención que necesitamos. En ese momento en que la vida nos obliga a crecer antes de tiempo, solo les pedimos que no lo hagan ellos también.

Juntos podemos conseguir ese lugar que lleve nuestro nombre. Un lugar en el que vivir sea nuestra mayor aventura.

Categorías: Local