Feminismo y vanguardia se unieron en la muestra final de las Microresidençias de Sambrona

Feminismo y vanguardia se unieron en la muestra final de las Microresidençias de Sambrona

Ayer se celebró en el centro de la localidad la muestra final del proyecto Microresidençias artísticas de la asociación Sambrona. La iniciativa se llamó Quercus, haciendo así referencia al lugar en el que se desarrollaron las actividades artísticas tras un pasacalles previo. La antigua discoteca fue el espacio elegido para el desarrollo de las prácticas experimentales en las que han trabajado los 13 artistas que han participado en el proyecto junto al colectivo El Palomar y Roberto Maqueda. Hubo música, improvisación, poesía, video-arte y más acciones.

sambrona roberto maqueda el palomar alburquerque microresidencias

La iniciativa tuvo un fuerte matiz feminista, tal y como explica Sambrona; «Quercus es una demostración danzante de la vida liberada de las presiones competitivas a las que el sistema patriarcal y sus modelos de identidad nos somete». Al mismo tiempo añaden que el proyecto pretende ser «un lugar de experimentación y aprendizaje, un acto reivindicativo y una necesidad de expresión». Por eso no habrá una obra final propiamente dicha. La muestra contó con la participación del grupo de percusión Las Percusóricas y la actuación de Juan Pablo, el peluquero. También hubo algunos espontáneos que se unieron al pasacalles.

Uno de los objetivos centrales de las microresidençias es conservar elementos fundamentales de la vida rural sin rechazar las aportaciones beneficiosas de las prácticas contemporáneas. Los talleres se han desarrollado en el espacio educativo Tierra ReVerde y han culminado en las sinergias que vimos ayer. Tal y como expresaba Montse Ventura, una de las organizadoras; «ha sido una semana muy intensa, una experiencia increíble». Al mismo tiempo afirmó que gracias al trabajo de Sambrona en los últimos años, el arte contemporáneo va calando cada vez más en la sociedad local.

Categorías: Local
Etiquetas: Arte, Cultura, Jóvenes