La borrasca Elsa azotó la noche alburquerqueña

La borrasca Elsa azotó la noche alburquerqueña

Multitud de localidades de la región sufrieron ayer estragos por la borrasca Elsa, y Alburquerque no fue una excepción. Las intensas rachas de viento provocaron multitud de desperfectos que afortunadamente no se han traducido en daños personales. Tal y como te adelantábamos en nuestras redes, el aire tiró al suelo el árbol de navidad de la plaza de España, arrancando de cuajo las sujeciones a las que estaba anclado. Los operarios municipales trabajaban desde primera hora de la mañana para colocarlo de nuevo.

Las consecuencias más fuertes del temporal se vivieron en la piscina municipal. El viento consiguió arrancar su cubierta metálica, que quedó esparcida en la carretera.

Hasta el lugar de los hechos llegaron en un primer momento el policía municipal de servicio, un operario del Ayuntamiento y la alcaldesa, Marisa Murillo. Todos colaboraron en las labores de apoyo hasta que las placas fueron siendo retiradas del asfalto por los bomberos. También ayudaron algunos trabajadores de la cooperativa cercana al lugar del suceso. Desde el propio parque de bomberos nos contaban hace unos minutos que se dirigían al IES Castillo de Luna para retirar un árbol que tampoco ha resistido el azote de Elsa, al igual que ocurrió con multitud de mobiliario urbano.

La previsión

La AEMET mantiene activado el nivel de alerta amarillo por vientos del sur y suroeste que podrían alcanzar rachas de 80 km/h. Mucha precaución.

Portada: Árbol de la plaza de España / Una de las placas del techo de la piscina.

Int: Árbol dañado en el IES Castillo de Luna / cedida.

Categorías: Local
Etiquetas: Sucesos