La alburquerqueña Marta Rivero se lanza a la escritura con «Las cuatro estaciones de la Luna»

La alburquerqueña Marta Rivero se lanza a la escritura con «Las cuatro estaciones de la Luna»

Ya ha visto la luz Las cuatro estaciones de la Luna, el primer libro de la joven alburquerqueña Marta Rivero. La obra, de la editorial Autografía está en fase de preventa en este enlace y será presentada en próximos días, algo de lo que pronto sabremos los detalles. De momento, hemos querido conocer un poco mas a Marta y lo que supone esta aventura para ella.

Breve biografía y el papel que ocupa la literatura en tu trayectoria profesional

Siempre he sentido predilección por las letras, de ahí que en Bachillerato me decanté, sin duda, por la rama de Humanidades. Me encanta el arte en general y todo lo que ello engloba: la literatura, la historia, los idiomas, las culturas… Siempre he creído que el arte, bien entendido, se extrapola a muchas disciplinas. La decisión sobre la carrera en la que formarme fue algo complicada. Periodismo, Ciencias Políticas y Traducción e Interpretación eran mis opciones. Finalmente elegí la última. Me especialicé en las combinaciones lingüísticas de francés, inglés y portugués en la Universidad de Granada y de Mons (Bélgica), pero no he llegado a ejercer esta profesión. Al finalizar la carrera, hice unas prácticas extracurriculares en la Oficina de Turismo de Granada, lo que me abrió las puertas al sector del turismo. Actualmente trabajo en una empresa de turismo en Sevilla y también me he formado en Marketing y Compraventa Internacional.

«He decidido lanzarme de lleno a la piscina de la escritura»

Siempre me ha gustado leer, pero es ahora que he decidido a lanzarme de lleno a la piscina de la escritura. Siempre que puedo leo y disfruto haciéndolo, desde libros de todo tipo de temáticas (novelas de diversos géneros, novelas históricas, sobre psicología…) hasta artículos de blogs o periódicos. Creo que leer es saber, y de cada lectura se aprende algo nuevo.

Sobre el libro. Sinópsis

«Luna, de madre apasionada por la astrología, siente cómo la desgana se ancla en sus entrañas. Tras el abandono de quien consideraba el amor de su vida, Mario, decide aferrarse a la tinta de un bolígrafo y a las hojas inertes de un cuaderno heredado de su padre para zambullirse en una búsqueda desesperada por volatilizar los recuerdos que amenazan con dar doble vuelta a la llave que cierra su mente. Sin embargo, el cúmulo de las vivencias con quienes agarran su mano y de las noticias inesperadas hace que el rumbo de su vida dé un volantazo y se desvíe del camino del olvido. Pero ¿y si lo que creemos que ocurre es tan solo un reflejo de lo que realmente queremos creer?» 

¿Qué te impulsó a escribirlo?

Sería complicado hablar de un impulso o un punto cero. Escribir ha sido algo que siempre me ha fascinado, pero lo había limitado a pequeñas historias o anotaciones que no iban más allá de un papel, la pantalla de mi móvil o del ordenador.

«El libro me suponía una pequeña evasión»

Es difícil o imposible sacar algo positivo del confinamiento que tuvimos que vivir, pero sí puedo decir que sumergirme en el libro me suponía una pequeña evasión o distracción de la sobrecarga de información e incertidumbre que vivíamos y vivimos. No fue falta de tiempo, de hecho seguía trabajando desde casa y también estudiando, por lo que el tiempo era lo que más me faltaba. El libro surgió de una de esas pequeñas historias que de vez en cuando me gusta escribir, pero fui dándole forma, creando personajes e ideando una historia que, aunque suena extraño, empecé por el final.

¿Cómo has vivido su proceso de creación?

Todo proceso tiene sus momentos buenos y no tan buenos. Aquí no puedo hablar de momentos malos. Puede sonar extraño que diga que escribir un libro tiene momentos no tan buenos, pero volqué tantas ganas en él que también me enfadé conmigo misma cuando no plasmaba lo que realmente quería transmitir. Sin embargo, y sin duda, lo he vivido disfrutándolo y sabiendo que, fuese cual fuese el resultado, debía sentirme orgullosa de llegar al final, porque también debemos alegrarnos con nosotros mismos. Además, escribir conlleva un proceso de documentación y aprendizaje que es maravilloso. Si hablamos del tiempo que tardé en escribirlo, fueron unos dos meses y medio, pero detrás de una publicación hay mucho más tiempo de trabajo individual y con la editorial.

¿Qué esperas de este libro? ¿Qué supone para ti?

Creo que lo más bonito ya lo he recibido, y es poder ver que tiene forma y que las personas que me rodean lo han sentido tan suyo como yo. Si hay algo más que esperar de él, sin duda lo aprovecharé al máximo. 

«Lo más bonito ya lo he recibido»

No puedo negar que es satisfactorio que reconozcan tu trabajo y tus esfuerzos. Sin embargo, también sé que tengo que trabajar en mí misma para comprender que detrás de cada trabajo hay igualmente críticas y que no todo es camino de rosas. Pero tampoco todos los caminos están llenos de espinas así que yo, de momento, estoy disfrutando de las vistas.

Categorías: Local